Desde Panamá y otros lugares: Inspirando a América Latina por Claudia Terrade

Hoy al frente de Quimbaya, que cuenta con 16 agencias ubicadas en 11 países diferentes, Claudia Terrade ha encontrado todo en América Latina: su camino profesional, amor, pero también una fuente inagotable de asombro y encuentros…

Desde Panamá y otros lugares: Inspirando a América Latina por Claudia Terrade

Hoy al frente de Quimbaya, que cuenta con 16 agencias ubicadas en 11 países diferentes, Claudia Terrade ha encontrado todo en América Latina: su camino profesional, amor, pero también una fuente inagotable de asombro y encuentros…
8 de abril de 2021

Hoy al frente de Quimbaya, que cuenta con 16 agencias ubicadas en 11 países diferentes, Claudia Terrade ha encontrado todo en América Latina: su camino profesional, amor, pero también una fuente inagotable de asombro y encuentros. Para COTAL, habla de su carrera atípica, habla de su profesión y comparte sus muchos favoritos en todo el continente, entre pirámides aztecas, museos extraordinarios y paraísos naturales aún intactos.

Claudia Terrade, CEO de Quimbaya Latinoamérica

¿Cómo descubriste América Latina y por qué decidiste dedicar tus actividades allí?

Claudia Terrade: Yo no vengo del turismo ni del mundo de los negocios. Mi vida profesional comenzó en los hospitales parisinos, donde fui enfermera de cuidados intensivos. Mientras trabajaba en el hospital, realicé una maestría en el Instituto de Estudios Superiores sobre América Latina – IHEAL – dedicada a todos los aspectos de las sociedades latinoamericanas, desde la historia precolombina hasta el sistema económico de cada una. Países. Soy de origen colombiano, lo que me une estrechamente a América Latina. Siempre me ha enorgullecido mucho hablar de Colombia hasta el punto de que un día me lanzaron a una payasada que me tomé muy en serio: «En vez de hablar todo el tiempo de tu país, deberías llevarlos allí», me dijo un colega que también era responsable del comité de empresa. Me gustó tanto esta idea que un año después dejé el hospital y me mudé a Colombia. Rápidamente entendí que organizar viajes era un trabajo real y que se necesitaba mucha logística para poder mostrar un país, especialmente a mis colegas en el hospital. Así empezó todo. Volví a visitar mi país de arriba a abajo, monté allí una agencia de turismo receptivo y empecé a sondear a los operadores turísticos y a las agencias. Un año después, casi al mismo día, comencé a recibir a mis primeros pasajeros. Por supuesto, no hice esto por mi cuenta, ¡mucha gente me ayudó!

¿Se concentró entonces en el destino «Colombia»?

Claudia Terrade: Muy rápido, también tuve que ir a Ecuador y sus misteriosas islas para satisfacer una demanda de un combo Colombia-Ecuador/Galápagos. Entonces sucedió algo excepcional en mi vida: conocí a Jean, un turista, viajero y aventurero, que se convirtió en mi esposo. Se enamoró de mi proyecto (¡y de mí!) Y se unió a mí en Colombia para trabajar a mi lado. La aventura tomó una nueva dimensión y nos instalamos en Ecuador, luego en Perú. Durante diez años, caminamos juntos por el continente. Hemos creado, una a una, las agencias receptivas para los 11 destinos que ofrecemos hoy. Los viajes y el turismo receptivo se han convertido en nuestra vida, nuestra profesión y América Latina en nuestro patio de recreo. Aprendí el rigor, el sentido de la organización y la noción de servicio en el hospital, pero son los viajes y el contacto con la gente lo que realmente me ha enseñado a amar mi trabajo. Mientras viajábamos, la visión continental se hizo evidente, luego nuestra fuerza.

¿Cuál es tu rol hoy dentro de Quimbaya?

Claudia Terrade: Desde el principio, mi objetivo ha sido asegurar el perfecto funcionamiento de cada una de nuestras agencias con el fin de cumplir con los requerimientos de nuestros clientes y sus pasajeros. Hemos optado por trabajar exclusivamente en B2B y eso requiere una organización en particular. En nuestra profesión receptiva, nada fue diseñado o establecido como en otras profesiones. Por lo tanto, era necesario crear todo de la A a la Z. Se necesita mucho para operar 16 agencias en 11 países para permitir que los viajeros de diferentes orígenes descubran un destino a su manera, con sus medios y en las mejores condiciones. Escucha, precisión, rigor. Pero también medios técnicos y herramientas eficientes para poder controlarlo todo hasta el más mínimo detalle.

¿Qué es lo que más te gusta y qué es lo que más te motiva de este trabajo?

Me gusta descubrir, crear viajes, establecer procedimientos, organizar, formar equipos, negociar, comprobar que el viaje prometido en papel se corresponde con el que cada pasajero espera en tierra. Saber cómo reaccionan nuestros clientes a nuestro trabajo siempre ha sido esencial para mí. Esto siempre nos ha permitido mejorar la calidad de nuestros servicios y nuestras ofertas. Entonces, si los resultados esperados están ahí, también es tranquilizador y permite continuar con serenidad. En definitiva, lo que me gusta es diseñar proyectos turísticos, desarrollarlos y ver los resultados. ¡Mi papel como CEO me ha permitido hacerlo a voluntad!

¿Dónde vives generalmente cuando estás en América Latina? ¿Por qué elegiste este lugar?

En América Latina, puse mis maletas en Panamá, un país muy agradable donde la vida es tranquila y sencilla. Los panameños son cálidos y acogedores, siempre han convivido con gente de otros lugares y esto no es un problema para ellos. Comunidades de diferentes orígenes, culturas y tradiciones conviven en armonía y sin conflictos. La naturaleza y la modernidad se unen permanentemente: me encuentro con agutíes, iguanas, tucanes, pelícanos, perezosos y otros animales salvajes cerca de mi casa, mientras paseo por el Paseo del Canal. Su ubicación geográfica y su famoso Canal le dan al país un aspecto mágico que me fascina. Muchos vuelos llegan y salen todos los días desde el Aeropuerto de Tocumen, el principal aeropuerto de la Ciudad de Panamá, que merece su estatus de «Hub de las Américas» ya que el sur, centro y norte del continente están conectados con él. Este país es un remanso de paz con una población feliz de vivir, amante de la música y la vida apacible y disfrutando de una naturaleza exuberante que no me canso de descubrir y admirar.

¿Qué lugares del continente fascinan al amante de la historia y la cultura latinoamericana que eres?

Todos los sitios que recuerdan la herencia precolombina del continente, como las pirámides aztecas y mayas de México y Guatemala, el sitio inca de Machu Picchu, la Isla de Pascua o el parque arqueológico de San Agustín en Colombia, me pertenecen. imperdible. Latinoamérica también cuenta con formidables museos, como el Museo del Oro de Bogotá, el Museo Larco de Lima, el Museo de Antropología de la Ciudad de México o el Museo Arqueológico Nacional de Bolivia, en La Paz. . También hay museos únicos en el mundo, como el museo al aire libre ubicado en el centro de la ciudad de Medellín, que exhibe las más bellas esculturas de Fernando Botero, o el Museo Frida Kahlo de Ciudad de México, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires o el Museo de Bellas Artes de Santiago. Todo un resumen de las obras de pintores, escultores y otros artistas antiguos y contemporáneos… Si se trata de admirar obras grandiosas, pienso también en el Canal de Panamá, por supuesto, así como en la represa de Itaipú, entre Brasil y Paraguay, o en el Tren de las Nubes en Argentina. Tantas obras monumentales hechas por el hombre y frente a las cuales hay algo que extasiar…

¿Y para una experiencia en plena naturaleza? ¿O por el contrario en la ciudad?

En el lado de la naturaleza, las Cataratas del Iguazú , las Barrancas del Cobre , el Cañón del Colca , el Lago Titicaca , la Patagonia y en particular el Glaciar Perito Moreno o el Parque Nacional Torres del Paine , pero también el Desierto de Atacama, el de la Tatacoa , el Salar d’Uyuni o la selva amazónica son sitios tan impresionantes que tienes que verlos absolutamente. Luego hay lugares que te hacen llorar de felicidad y ternura: este es el caso de Tortuguero en Costa Rica, donde las tortugas marinas gigantes vienen a desovar cada septiembre, o las Islas Galápagos y Puerto Madryn, donde miles de animales simplemente se sienten como en casa. Nos recuerdan, a pesar de las agresiones humanas, que todavía hay lugares donde siguen siendo reyes. Para una experiencia urbana, recomiendo Río, Cuzco, Cartagena, Cuenca y Antigua (en Guatemala), que son una de esas ciudades a las que siempre quieres volver solo para pasear, comer bien y escuchar música. Cada país merece varios viajes pero ya podemos aprovechar un viaje para descubrir varios y así empaparnos del alma latina, de ese «realismo mágico» que solo Latinoamérica ofrece en su literatura, su música, su gastronomía. y sobre todo, en el encuentro con la gente.

¿Tienes alguna anécdota divertida que compartir sobre tu trabajo o uno de tus viajes?

Entre las muchas anécdotas que tengo en mente, hay una que nunca olvidaré porque fue premonitoria. Se trata de una combinación Colombia-Ecuador/Galápagos organizada al principio de mi carrera para un grupo grande que había estado viajando juntos durante mucho tiempo y solía organizar, al final de la gira, un pequeño espectáculo relacionado con el viaje. Esta vez se trató de una obra de teatro en torno a una ceremonia de boda a la que asistimos en la comunidad otavalena de la ciudad de Otavalo, Ecuador. ¿Y adivina qué? Jean y yo hemos sido asignados para interpretar a la pareja comprometida. Estábamos muy bien vestidos antes de casarnos según las reglas del arte. ¡Tanto es así que desde entonces nunca nos hemos separado!

Optimized by Optimole